Técnica de bloqueo guiado con ultrasonografía

1. INTRODUCCIÓN

El uso de la ultrasonografía en anestesia regional ha supuesto un gran impacto en el desarrollo de bloqueos de nervios periféricos ya que permite evaluar la variedad de la anatomía nerviosa, , prescindir parcialmente de referencias anatómicas preestablecidas , guiar a tiempo real la dirección de la aguja y visualizar la distribución del anestésico local. . También ha permitido reducir el tiempo de realización y establecimiento del bloqueo, así como el número de intentos de punción y la dosis de anestésico local usada[20].

Su reciente aplicación en la realización del bloqueo del plexo lumbar podría incrementar la eficacia y seguridad del mismo[21], a pesar de la dificultad técnica determinada por su profundidad anatómica. No obstante, los estudios clínicos publicados al respecto son limitados[22].

Kirchmair et al describieron detalladamente en voluntarios sanos el abordaje ultrasonográfico para la visualización del compartimento del psoas con una sonda curva con rangos de frecuencia entre 4-5MHz,. No lograron delimitar el plexo lumbar como tal, aunque describieron la sonoanatomía de la región paravertebral a este nivel, la concordancia entre las distancias medidas con TAC y ecografía entre la piel y el punto de referencia del plexo lumbar(punto de unión de los 2/3 anteriores con el 1/3 posterior del músculo psoas en diámetro anteroposterior),la variabilidad de dichas distancias según el Indice de Masa Corporal (IMC) de cada paciente y la dificultad de visualización de las estructuras en pacientes obesos (IMC>30 Kg/m2) [23].

Posteriormente, evaluaron la concordancia de diversas variables entre las imágenes ultrasonográficas y las obtenidas mediante TAC en el abordaje del plexo lumbar en cadáveres en decúbito prono a diferentes niveles (L2,/L3 y L3/L4). Concluyeron que con los beneficios de la ecografía (tales como la obtención de imágenes anatómicas individuales y la posibilidad de guiar a tiempo real la aguja), la eficacia del bloqueo del plexo lumbar podría aumentar y algunas de las temidas complicaciones derivadas del mismo con las técnicas “a ciegas” (punción renal) deberían ser evitadas[21]. Recientemente, Karmakar et al han descrito un abordaje ultrasonográfico alternativo en el que por primera vez se han identificado las diferentes partes del plexo lumbar, mediante una ventana ecográfica longitudinal de la región lumbar paravertebral.

Además han guiado a tiempo real la aguja hasta la parte posterior del músculo psoas donde se encuentran las ramas del plexo y han visualizado la distribución del anestésico local en el punto diana.[24]

En este último abordaje del plexo lumbar guiado con ultrasonografía será en el que basemos nuestra descripción, con leves modificaciones.

2. MONITORIZACIÓN Y SEDACIÓN

Se precisa la misma monitorización y sedación que la descrita previamente para el bloque realizado con neuroestimulación.

3. MATERIAL

  • Equipo de ultrasonidos con sonda curva (rango de frecuencias entre 2 y 5 MHz), a ser posible con THI ( tissue harmonic imaging).
  • Monitor de presión a la inyección.
  • Agujas recubiertas con polímeros ecogénicos, aisladas de punta roma y bisel corto de 85-100 mm.
  • Gel conductor estéril
  • Funda y apósito estériles para protección de la sonda ecográfica.
  • Neuroestimulador de nervio periférico y electrodo cutáneo (para realizar una técnica guiada de forma mixta, con ultrasonografía y neuroestimulación)</